Hamster Ruso

Hamster Ruso
Hamster Ruso
Modelo: hamsterruso
Disponibilidad: En stock
Precio: $3.000
Sin IVA: $3.000
Cantidad:     - O -  
Comparar

El hámster ruso (Phodopus sungorus) es una especie de roedor miomorfo de la familia Cricetidae. Es propio de Kazajistán y el suroeste de Siberia, y no se reconocen subespecies.

El hámster ruso es de pequeño tamaño, con 7-11 cm de longitud y unos 35 a 50 gramos de peso, de cola muy corta y cuerpo rechoncho. Es común como mascota, ya que sus cuidados se limitan prácticamente a la alimentación e higiene de la vivienda. El poco espacio necesario también es considerado un factor idóneo para su estancia en casas de poco tamaño. Es un hámster agradable al que se puede acostumbrar a una rutina de comida e interacción con las personas encargadas de él.

Se trata de un animal generalmente dócil y su esperanza de vida va de promedio de los 2 a los 2,5 años, aunque puede llegar a vivir excepcionalmente 3 años o poco más.

Variedad de colores[editar]

En la naturaleza, el color común para los hámsters rusos es habitualmente de un tono café, grisáceo y blanco, con una línea dorsal de color negra o gris oscura en la gran mayoría de los casos, así como alguna mancha del mismo color en la zona del hombro. Dentro de las mutaciones o mezclas que se producen entre ellas (por razones científicas) también hay combinaciones como:

  • Argente: es una combinación genética entre los rasgos del roedor campbells y el ruso. Presenta un color sepia, mientras que su línea dorsal puede ser de tono dorado.
  • Canelo: es un tono gris que llega a presentar malformaciones como la falta de linealidad en la cabeza. Es un tipo de hámster que suele vivir menos de lo habitual.
  • Mandarín: la mutación presenta un color de pelo naranja que, con el paso del tiempo, se irá volviendo de un torno amarillento-marrón.
  • Perla: es un color de tonos diversos habitualmente grisáceos, que data su aparición desde los años 80 ó 90 del siglo XX.

Así pues, se presentan diferentes colores, siendo los más habituales los tonos grisáceos o blanquecinos, con una banda gris oscura a lo largo del lomo y es común el vientre blanco, aunque existen también variedades con diferentes tonalidades intermedias obtenidas a partir de cruces. La hembra se distingue del macho por la distancia entre los orificios del ano y la vulva. En ésta se pueden distinguir hasta 3 orificios.

Reproducción[editar]

El período de reproducción natural, en el cual se produce el apareamiento, abarca de abril a septiembre, aunque en estado de cautividad transcurre durante todo el año. La hembra, que alcanza su madurez sexual en torno a los dos meses de edad, suele entrar en celo cada 4 días, si bien éste dura sólo unas horas y se produce un cambio en su comportamiento, soliendo quedarse quieta y con la zona genital en espera.

El período de gestación abarca de 18 a 21 días y el número de crías por parto suele ser de 4 a 8, y hasta 12.

Al nacer, las crías, que están completamente indefensas, pesan en torno a los 2 gramos, carecen de pelo y tienen los ojos y orejas cerrados. Al comienzo, maman hasta los 5 ó 6 días, momento en el cual los progenitores comienzan a proporcionarles alimento sólido, pese a que aún no han abierto los ojos. A los 12-14 días comienzan a ver y andan explorando el nido y las proximidades, mientras suelen buscar semillas o insectos. Suelen tomar leche materna hasta los 12 días, teniendo ya un comportamiento plenamente independiente a las 4 semanas, cuando pueden ya separarse de los padres, lo que si no se efectúa puede coincidir con el nacimiento de las nuevas crías que llevarán al inicio su proceso una vez más entre los 13 y 15 días.

Cuando las crías nacen, se debe retirar al padre del recinto en el que están las crías y la madre, dado que existe la probabilidad de que el padre las devore. Por lo general, al menos hasta que las crías no desteten, no se les puede acercar al padre. En caso de pretender que la hembra quede preñada de nuevo, hay que poner en una jaula al macho y a la hembra solos fuera del horario en el que las crías maman de la madre. Es menester no manosear en exceso las crias en los primeros 12 días, dado que, en caso contrario, la madre suele herirlos y hasta darles muerte. Se debe mencionar que en ocasiones, si el macho es manso, se puede dejar en el recinto, pero siempre hay un pequeño riesgo que hay que asumir.

A partir del año y medio de edad aproximadamente, las hembras por lo general pasan a ser estériles.

Aguaviva © 2018
Powered By pzc.cl